DailyPost
close

Guinea Ecuatorial, el reflejo de un parlamento moribundo por falta de oposición

Las dos cámaras que forman el Parlamento de Guinea Ecuatorial carecen de diputados y senadores de la oposición. De los 100 diputados y 75 senadores que lo constituyen, ninguno de ellos pertenece a un partido que se oponga al régimen de Obiang. El Parlamento de Guinea Ecuatorial no conoce el debate democrático y apenas legisla, solo adopta leyes sin haberlas estudiado previamente.

El parlamento bicameral de Guinea Ecuatorial se encuentra únicamente representado por los partidos próximos al régimen. Todos los escaños son ocupados por diputados y senadores próximos a Obiang ya que, el único que fue ganado por la oposición, por ciudadanos por la innovación CI, no está presente debido a que su diputado está en prisión desde diciembre del pasado año.

Durante estos años, Guinea Ecuatorial ha retrocedido más de cien pasos en su marcha hacia la democracia. Nadie sabe explicar hacia dónde va este pequeño país de África Central que en las legislaturas anteriores contaba con un diputado de la oposición para poder representar a los ciudadanos, una figura que hoy en día no existe.

Tras conseguir la independencia, Guinea Ecuatorial ha estado gobernada únicamente por dos presidentes en 50 años. El actual mandatorio, Teodoro Obiang Nguema bate el récord de longevidad en el poder en África. Sus 38 años dirigiendo el país con mano de hierro le avalan como el jefe del Estado con más tiempo en el cargo.

El freno que ha sufrido el país durante su democratización se produjo en 2017 durante las elecciones legislativas, senatoriales y municipales del 12 de noviembre. En esa ocasión el régimen de Malabo comenzó a mostrar su verdadera cara.

Meses después, el clima político en Guinea Ecuatorial es lamentable e incluso produce escalofríos que las autoridades del Gobierno pronuncien la palabra “democracia”, porque según afirman indignados los parlamentarios de la Unión Europea y los diplomáticos acreditados en Malabo: “no es aceptable lo que está sucediendo en Guinea Ecuatorial en término de democracia”.

La organización de las elecciones fue una catástrofe total y como lamentó la embajadora de Estados Unidos en Malabo, Julie Furuta Toy: “las elecciones han sido un paso atrás en Guinea Ecuatorial”.

Otros consulados hicieron las mismas valoraciones pesimistas, mientras que los observadores africanos agrupados dentro de las diversas organizaciones o misiones con fines similares, comentaron que: “las elecciones fueron bien, sin un problema que pueda manchar o influenciar sobre la credibilidad de los resultados“. En nuestra opinión, estas declaraciones carecen de credibilidad pues quienes las realizaron, solo tenían como objetivo recibir sobres de dinero a cambio de mentir a la población. Sin embargo, este hecho no es nuevo, ya se vio en las elecciones de varios países del continente.

Frente a todo esto, Malabo ha optado por poner en práctica el dicho popular “el perro ladra y la caravana continua su camino”. Esta actitud la representa en primer lugar, el presidente de Guinea Ecuatorial, quien afirma que: “La democracia no es un artículo de importación”. Estas declaraciones no pueden sorprender a nadie, pues es de sobra conocido que a Teodoro Obiang Nguema solo le preocupa mantenerse en el poder, en detrimento de los intereses del 85% de su población que vive con menos de 2 dólares al día.

Llegados a este punto es natural preguntarse para qué sirve el Parlamento si no representa la opinión de todos los guineanos. La respuesta es simple: su función es satisfacer los intereses del Gobierno, además de ser una verdadera máquina de polvo en los ojos para los opositores.

Por otra parte, surge una nueva cuestión: ¿En las elecciones de Guinea Ecuatorial se refleja el voto de los ciudadanos? La respuesta es no, no porque es fácil darse cuenta de que los resultados de las urnas no son a menudo los que se presentan y luego se validan. Esto es gracias a la famosa “disciplina del partido” que consiste en eliminar a los verdaderos electos por el pueblo en beneficio de afinidades oscuras y nepotismo.

Story Page
Show Buttons
Hide Buttons