DailyPost
close

Los militantes de Ciudadanos por la Innovación fueron torturados en la comisaría de Malabo

La tortura, una práctica habitual en las comisarías de Guinea Ecuatorial

Policías, gendarmes y militares son responsables de llevar a cabo estos abusos sobre la población civil, especialmente contra los opositores políticos. Un ejemplo de ello son los militantes de Ciudadanos por la Innovación que denuncian haber sufrido torturas durante su detención en la comisaría central de Malabo, conocida por muchos como “Guantánamo o centro nacional de tortura”.

Los hechos ocurridos son de extrema gravedad, pues según apuntan sus compañeros, Santiago Ebee Ela, uno de los miembros del partido murió frutos de las torturas que tuvo que sufrir. Sin embargo, el jefe del Estado, Teodoro Obiang Nguema, asegura que falleció debido a una enfermedad. A pesar de ello, prometió abrir una investigación sobre el caso que hoy en día se encuentra abandonada, pues probaría la realidad de cómo se desarrollaron los acontecimientos.

Los opositores afirman que fueron torturados durante una semana por la policía en la comisaría central de Malabo, en concreto del 28 de diciembre del 2017 al 3 de enero. Como explica Gabriel Nse Obiang Obono, el motivo por el que se produjeron estos abusos es porque militan en las filas del CI. Los testimonios y las fotografías no dejan lugar a dudas sobre la realidad de los hechos que denuncian y la gravedad de esta cruel actuación llevada a cabo por las autoridades.

Los 147 militantes de la oposición fueron detenidos y condenados a más de 30 años en prisión por sedición y atentado a la autoridad, entre otras causas, tras los enfrentamientos con miembros de la policía que les negaron el acceso a lugar donde se iba a llevar a cabo su mitin político.

El incidente ocurrió el 5 de noviembre del 2017 en Aconibe durante la campaña electoral de las elecciones legislativas, senatoriales y locales del 12 de noviembre 2017. En dichos comicios, el CI ganó un escaño en la Asamblea Nacional y un concejal en la alcaldía de Malabo.

En la actualidad, muchos ciudadanos ya sean nativos o expatriados, que conviven en Guinea Ecuatorial sufren torturas con el beneplácito de las autoridades. Un hecho que contrasta con la participación de los gobernantes del país Convención de Naciones Unidas contra la Tortura. Prueba de ello es que el vicepresidente tercero del Gobierno Alfonso Nsue Mokuy, no ha dejado de manifestar con rotundidad en la tribuna del Consejo de los Derechos Humanos de la ONU en Ginebra que “no se practica la tortura en Guinea Ecuatorial”. Esta declaración reduce enormemente la credibilidad de un hombre que ignora deliberadamente la brutalidad policial habitual en el país.

Compartimos con ustedes los testimonios de dos militantes que explican cómo fueron torturados por los policías en la comisaría central de Malabo.

Story Page
Show Buttons
Hide Buttons